lunes, 24 de mayo de 2010

Life always finds a way

Un día caminaba a mi oficina y escuché el trinar de pájaritos. Abrí el viejo buzón abandonado y BOOM!
Encontré a un montón de feos pájaritos-bebé sin plumas todavía.
Cada día escucho como van cambiando sus "vocesitas". Seguramente pronto serán unos pájaros fuertes y felices que volarán por los cielos de Cottbus.
Yai.

1 comentario:

  1. wow! uno de esos descubrimientos que alimentan el alma! =)

    ResponderEliminar